¿Qué es el apego? - Clinica Clipsa

Clínica Clipsa: Alta especialización en Psicología

Buscar

¿Qué es el apego?

El apego es el resultado del vínculo que se establece entre el infante, niño o adolescente, con su cuidador principal (madre, padre, abuelos…) que tiene lugar durante un tiempo determinado y da lugar a lo que llamamos apego. Podemos indicar, que el periodo crítico para el establecimiento del apego son los 3-5 primeros años de vida.

¿Cómo afecta el apego en los menores?

El estilo con el cual las figuras de apego se dirigen al menor al que cuidan, la forma en la cual responden a sus necesidades y de cómo las satisfacen y de cómo se dirigen a los menores y los estimulan será influyente en la posterior creación de la manera que tenga el menor de relacionarse, y en la construcción de las representaciones del menor hacia sí mismo, hacia los otros y de qué conductas ayudaran a mantener el cariño de los otros.

Dicho de otra manera, en los bebés existe la necesidad de crear un vínculo afectivo, estable y duradero. En base a cómo sea de satisfactoria la creación de ese vínculo, se establecerá en el niño un estilo de apego que irá desarrollando hacia el estilo de apego adulto, que a su vez, influirá en sus futuras relaciones de pareja y con el mundo, los demás y sí mismo.

Podemos señalar que el padre del apego es John Bowlby. Según este autor, la disponibilidad y el cuidado de las figuras de apego generarán modelos mentales en el menor sobre sí mismo y sobre los demás (expectativas, pensamientos, sentimientos y conductas) e influirán en la formación de relaciones futuras (Bowlby,1969; 1982). Dicho autor señaló, que ante situaciones de necesidad, se activa el sistema de apego y si las figuras de apego se encuentran disponibles y ofrecen el cuidado y la atención necesaria, se construirá un sistema de apego seguro. Pero si por el contrario, no se muestra esa disponibilidad y atención, el apego será inseguro.

Más tarde, Mary Ainsworth,1978. llevó a cabo una de las más famosas investigaciones sobre apego, la llamada ‘’Situación Extraña’’. La autora pretendía profundizar en las teorías sobre los tipos apego elaboradas por Bowlby. Durante esta investigación se evidenció cómo existen diferentes formas de comportamiento afectivo en los niños y niñas con sus figuras de apego, cuando se activa el sistema de apego. Asimismo, a través de dicha investigación se pudo comprobar cómo las distintas formas de cuidado de las madres hacia los hijos, daban lugar a los diferentes tipos de apego. A través de la ‘’Situación Extraña’,’ Ainsworth señaló la existencia de 3 tipos de apego.

Tipos de apego

A través de la ‘’Situación Extraña’,’ Ainsworth señaló la existencia de 3 tipos de apego.

Los bebés “seguros”

Continuamente se daban la vuelta para comprobar que su madre seguía presente en la habitación mientras que se dedicaban a explorar lo desconocido. Se dirigían a su madre con gusto después de que esta volviera a dicha habitación teniéndole los brazos y amoldándose a ellas. Estos menores buscaban compartir con su madre sus emociones y se diferenciaban del resto por la facilidad con la que sus madres les calmaba cuando se encontraban tristes.

Los bebés ‘’inseguros evitativos’’

Se caracterizaban por presentar una sensación de independencia. Inspeccionaban la habitación sin usar a su madre como base. Era llamativo que parecía no afectarles que su madre no se encontrara presente en la habitación. Podría decirse que enviaban el mensaje de no necesitar a su madre y poder hacer las cosas solos.

Los bebés ‘’ansioso-ambivalentes’’

Se agarraban a su madre y evitaban explorar la habitación sin ella. Se mostraban muy agitados en el momento que su madre salía y lloraban desconsoladamente. Era curioso, que al regresar la madre, buscaban entrar en contacto con esta pero a la vez, encorvaban su cuerpo de forma enfadada y se oponían a ser tranquilizados.

A través de la situación extraña Ainsworth encontró estos 3 tipos de apego. Años más tarde, se descubrió la existencia de otro bloque de niños y niñas que no encajaba en esta tipología. Main y Solomon (1986) crearon una nueva categoría: el apego desorganizado. Estos menores presentaban conductas de acercamiento contradictorias (por ejemplo, se acercaban a la figura de apego pero mirando hacia otro lado), mostraban confusión o aprensión en respuesta al acercamiento de la figura de apego y un afecto cambiante o deprimido.

Y…,¿Cómo son esos niños y niñas cuando son adultos? (Vega, 2015)

Las personas con apego seguro:

  • Abiertos, fáciles de conocer y con alta autoestima.
  • Imagen positiva de sí mismo y de los demás (Bartholomew, 1990; Bartholomew y Horowitz, 1991; Collins y Read, 1990; Mikulincer, 1998; Feeney y Noller, 1990; Hazan y Shaver, 1987).
  • Orientado hacia las personas (Mayseless, 1996).
  • Ausencia de problemas interpersonales graves (Feeney, Noller y Hanrahan, 1994).
  • Expectativas positivas de los demás (Bartholomew, 1990).
  • Confiados en la disponibilidad y accesibilidad de sus figuras de apego. Autónomos en diferentes áreas de su vida y buscan apoyo emocional cuando lo necesitan (Mayseless, 1996).
  • Buscan afiliación y apoyo sin preocuparse por ser abandonados, se caracterizan por baja ansiedad ante la posible pérdida de apego y escasa evitación de aproximación hacia los otros (Casullo y Fernández, 2005).

Las personas con apego ansioso – ambivalente:

  • Inseguridad en la posibilidad de disponer de la figura de apego.
  • Falta de valía personal, actitud dependiente. Deseo de conseguir la aprobación de los demás (Bartholomew, 1990; Bartholomew y Horowitz, 1991).
  • Preocupación excesiva por las relaciones, elevada necesidad de aprobación (Feeney, Noller y Hanrahan, 1994).
  • Demandas constantes de atención (Bartholomew, 1994).
  • La constante insatisfacción, les convierte en personas que no sólo están constantemente buscando confirmación de que son queridos, sino que, además creen ser ineficaces socialmente e incapaces de hacerse querer de modo estable, mostrando temor al posible abandono o rechazo (Melero, 2001).

Las personas con apego inseguro – evitativos:

  • Prima la valoración de logro, tanto de sí mismo como de los demás, negando las necesidades afectivas propias y de los demás.
  • Elevada desactivación de las necesidades de apego (Mayseless, 1996).
  • Preferencia hacia los objetos (Mayseless, 1996).
  • Mediante la minimización de los sentimientos y conductas de afecto mantienen a los demás alejados de sus vidas.
  • Incomodidad con la intimidad, y una consideración de las relaciones interpersonales como secundarias a los aspectos profesionales o materiales (Feeney, Noller y Hanrahan, 1994; Mayseless, 1996).
  • Necesidad de éxito, perfeccionismo.
  • Adicción al trabajo o materialismo.

Las personas con apego desorganizado:

  • Necesidad de contacto al mismo tiempo que experimentan un elevado temor al rechazo.
  • Concepto negativo de sí mismo y de los demás
  • Incapacidad de analizar racionalmente las experiencias que considera amenazantes.

En Clínica Clipsa, atendemos cualquier síntoma que perturbe el bienestar de los niños y adolescentes para desarrollar los mecanismos que les permitan restablecer la armonía interna y promover el crecimiento interior. Contacta con nosotros.

Traducir Web »